LA LA LAND: Admirable, inspiradora y mágica

Por Victoria Pasqualis.

Este magnífico musical nos dejó boquiabiertos gracias al desempeño de sus dos protagonistas: un desafío, podría decirse,  fue lo que aceptaron Ryan Gosling y Emma Stone al darle vida a los personajes de Mía y Sebastián.

A pesar de que ambos tienen una admirable trayectoria, habiéndoles dado vida a memorables personajes, lo que hacía único a este proyecto era lo que estos personajes debían transmitir.

Todos sabemos lo que se siente tener un sueño, esa fantasía que día a día te motiva a levantarte de tu cama e intentar ser una mejor versión de vos mismo. Pero no todos tenemos la valentía de hacer de nuestro sueño nuestro trabajo, a diferencia de los personajes de esta película, que se veían frustrados frente a  los obstáculos que debían enfrentar.

En el caso de Stone, su personaje logró transmitirme la pasión que Mía sentía por la actuación; se notaba el brillo en sus ojos cuando caminaba por los pasillos de su trabajo en la cafetería de los estudios Warner y se cruzaba con algún actor o set de grabación, esa emoción y ansiedad que uno siente antes de ir a una audición o la decepción que uno se lleva al sentir que no pudo dar lo mejor de sí mismo. Transmitía distintas energías, al ser rechazada innumerables veces o al subestimada por multiples directores. Emma claramente demostró el talento que tiene una vez más, siempre agregándole esa pizca de gracia y carisma con el que interpreta sus roles.

Gosling, otro actor con un historial impecable, le da vida, en este caso, a un músico frustrado. Muchos actores han hecho sacrificios a la hora de interpretar un papel  prometedor y, en su caso, lo vemos como un pianista, con un don celestial en el instrumento que debió aprender a tocar en poco tiempo para ganarse el papel de Sebastián.

La relación que este mismo tiene con la música cambia durante la película: es un personaje que atraviesa por mucho drama durante las distintas etapas de su vida que se muestran y que logra captar sus emociones a la perfección, haciendo que, al verla, el espectador disfrute de sus días de gloria y sienta pena por sus días oscuros.

Habiendo trabajado juntos anteriormente, Gosling y Stone tienen una química innegable que se nota al mirarse, en las piezas musicales y al estar juntos en la misma habitación. Ambos nos deleitaron con un amor distinto al que solemos ver en las películas y supieron cómo transmitir felicidad pero a la vez vulnerabilidad existente en la relación en la que se veían envuelto sus personajes.

Ya obtuvieron premios, como los Globo de Oro, SAG, BAFTA, y otros reconocimientos y nominaciones; es evidente que ambos ya han demostrado cuán capaces son. Ojalá podamos tener otras oportunidades de seguir viendo a este par trabajando junto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s