LA LA LAND: un musical millennial

Por Cesamerico.

 Hace algunos días se estrenó una película que en los últimos meses viene haciendo ruido o, en este caso, música: La La Land. Esta cinta perteneciente al joven Damien Chazelle, director de Whiplash (2014), apuesta de nuevo al arte musical como temática

¿El resultado de la misma hasta el momento? Una arrasante participación en los Globos de Oro, 14 nominaciones al premio de la Academia y un sinfín de elogios, como también acusaciones, pero ¿Hasta qué punto abarca como para ganar parte de los premios a la que está nominada? Sin olvidar que entre esas nominaciones tenemos a la siempre polémica mejor película.

La La Land tiene un comienzo genial con una secuencia de gran proeza técnica, un recibimiento adecuado, elegante, y prolijo que nos da un pantallazo de lo que vamos a ver en las siguientes dos horas. Haciendo bastante uso del travelling y cámara en mano, Chazelle nos va seduciendo y conduciendo en cada escena. Minutos después de dicha secuencia nos ponemos al tanto de la época en la que se desarrolla, un tema que esconde un conflicto, más  precisamente representado por Ryan Gosling, en segundo plano: la tecnología contra la nostalgia por lo analógico o “vintage”, la eterna lucha entre el dejar las cosas como nacieron o esperar a que evolucione y se adapte a la época actual.

Una dirección de arte, vestuario, producción, musicalización, edición de sonido y efectos visuales impecables que acompañan perfecto al pegajoso score compuesto por Justin Hurwitz, el cual cabe destacar también compuso la música de la ópera prima de Chazelle. Ojalá podamos disfrutar de esta dupla por muchas películas más ya que, como podemos apreciar, cuando estos dos genios trabajan juntos logran llegar a la gente de una forma notable y agradable.

Pero salgamos un segundo del mundo color de rosa que nos arma Chazelle y pongamos la lupa sobre los puntos donde la película hace agua; si bien las actuaciones de Gosling y Stone son muy buenas, Sebastián y Mía, sus respectivos personajes, dejaron un vacío clave para buscarle los fallos a la película. Tenemos momentos románticos, momentos tristes y momentos graciosos que podrían ser aún mejores si supiéramos más de estos personajes; con una presentación con muy poco detalle, sus historias de vida pasan bastante desapercibidas a lo largo de la cinta.

En esta obra, la actualidad y lo antiguo conviven de manera conflictiva con la primera irrumpiendo momentos que evocan a lo segundo: el lugar donde trabaja Mía o la banda que forma Sebastián son muestra de esto. Este es un tema que, al parecer, no solo abraza a las películas con sus miles de remakes sino que también toca al mundo de las series con esta idea de querer ver el pasado con ojos actuales: el pensamiento que otorga esencia o emoción pero, a la vez, lo único que nos da es un brillo o una estética buscando la aceptación de un público juvenil que opaca cosas clásicas del cine como el narrar mediante imágenes o tener una historia que no necesite estar constantemente extendiéndose. Tal vez sea un mensaje de Chazelle queriéndonos decir que aprovechemos nuestra época actual y que las dos cosas pueden convivir sin tener que ir a los extremos.

La La Land es acusada de ser vacía o pretenciosa, idea que no comparto; haciendo homenajes necesarios y referencias a películas como Grease (Randal Kleiser, 1978), West Side Story (Jerome Robbins, Robert Wise, 1961), Singing in the rain (George Kelly, Stanley Donen, 1952), Shall We Dance? (Mark Sandrich, 1937), Broadway Melody of 1940 (Norman Taurog, 1940) y hasta incluyendo grandes films que no son del genero tales como Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958), Boogie Nights (Paul Thomas Anderson, 1997), Rebel whitout a cause (Nicholas Ray, 1957) quizás no gane por mejor película y, tal vez, para marzo ya nos olvidemos de ella, la película del momento, pero mientras tanto aprovechemos y disfrutemos de un genial género, bien dirigido, actuado y trabajado con mucho amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s