Cinco o veinticinco

Por Melina Ciccarella.

Hace unas semanas escuché dos personas hablando que parecían ser profesoras de escuela, una le decía a la otra indignada “¿Por qué los alumnos ya no leen las obras que están en el programa de la materia? Solo 5 chicos de mi clase entera leyeron el libro completo”

Siendo una alumna y estando entre los –probablemente 25- que no leen el libro completo puedo responder a la pregunta de la señora ¿Cree usted que con tanta tecnología y con tantos otros libros más interesantes, los jóvenes actuales van a ponerse a leer libros escritos hace 100 años? Supongo que lo cree, pero lastimosamente tengo que decirle que la respuesta a esa pregunta es no.

Considero que si se quiere incitar a los alumnos a la lectura no deberían dar un libro con el que no se identifican en absoluto. Hacer leer 300 páginas a quien no le gusta o no le interesa leer es un camino seguro para que los chicos nunca agarren un libro por placer ya que nunca experimentaron lo que es estar hasta las 4am leyendo. Probablemente tus alumnos te van a decir “¿Para qué leer 300 páginas si puedo ver la película en 1 hora y media?” y es la realidad.

Los libros deberían leerse por placer, para disfrutar la historia que cuentan, y no porque tenes que llegar para hacer una prueba. Si usted es profesora escuche a los chicos, intente incitar a la lectura e intente también dar textos más interesantes a sus alumnos.

Hoy en día la mitad de los alumnos salen de la secundaria diciendo odiar literatura pero la literatura no es la responsable de eso, los responsables son quienes armaron el programa de la materia. Si cambiaran libros como el de José Hernandez por otros más actuales que realmente hicieran pensar sin necesidad de explicaciones o que traten temas con los que se identifican los adolescentes como los cambios de humor, amistades, elecciones, miedo a crecer, etcétera, los alumnos terminarían la escuela queriendo leer más y no dejarían el libro cerrado para nunca más abrirlo hasta que su hijo o su nieto en 50 años se lo pida porque lo siguen utilizando en la escuela.

Arlt en una de sus aguafuertes dijo “Si usted quiere formarse “un concepto claro” de la existencia, viva” y concuerdo con él. No considero que los libros den respuestas pero si abren cabezas para que nosotros podamos pensar y recapacitar sobre distintos temas. Si logran que un libro interese a sus alumnos, comienzan un proceso que no termina. Pruebe usted dando otra clase de libros a sus alumnos, libros que se acerquen más a la cotidianidad de los adolescentes, a lo que sienten y verá que 25 van a ser los alumnos que lean el libro completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s