Vuelve la Jaguar

Por Franco Bastianelli (Organizador Jaguar Sessions)

En un grupo de personas que se reúne hace 83 Miércoles, hoy arrancando nuestro 3er año consecutivo, es en lo que consiste Jaguar Sessions, en forma independiente al espacio físico donde se celebra. Surge ante la necesidad de un nuevo espacio, no estoy diciendo nada nuevo, es una situación con la que se topa la mayoría de los artistas: adaptarse a lo que hay o hacer el intento de abrir una puerta a un portal lleno de incertidumbre en el que todo el mundo te dice que es “pólvora en chimango”, que es imposible.

Desde el minuto cero esta reunión fue bajo la bandera de la música negra, hablamos del soul, funk, jazz y fusiones de las mismas; eso nunca cambió. Independientemente del “boom” actual del funk, curtíamos la onda desde hace rato y fue algo que sólo hizo que Jaguar Sessions esté ubicado correctamente en espacio y tiempo.

Si me preguntás qué es lo característico de todo esto, la respuesta es “todo”: desde el día anormal en una agenda clásica, entrar a un bar con dos djs pasando discos increíbles, lleguar al patio y encontrarte a una persona interviniendo un bastidor y al segundo escuchar un hit hat, bajar una escalera y toparte con una banda de por lo menos cinco músicos tocando Funk en formato Jam creo que es algo particular.

Con respecto al Segmento de Arte, fue en un principio un capricho de mi parte; hagamos una analogía con un melómano y la música, no se pintar, ni dibujar, sólo es algo que me produce muchísimo placer poder ver el proceso de una obra, no solo un cuadro terminado y expuesto. Por otro lado, tengo muchísima gente cerca que trabaja en esta rama del arte y tenía al alcance esta posibilidad incierta en ese entonces de que convivan las dos cosas. (Por cierto en la primer edición se pintó a Prince Q.E.P.D.)

Todo fluye y circula alrededor del concepto de “Improvisación”, esa es la palabra que representa lo que buscamos y hacia donde vamos, palabra que es imposible de separar de “libertad”. Eso es lo que quiero para mí y los que están cerca: gente que pueda expresarse en forma genuina y en tiempo real, lograr algo verdadero. Vale aclarar que improvisar presupone muchísimo trabajo y estudio detrás, es algo infinito y en lo que hay que esforzarse, trabajar en esas herramientas con las que te vas a expresar en el arte que sea.

Muchas veces las piedras en el camino son muchas y uno busca motivaciones de donde sea para alcanzar la fuerza para seguir. En un contexto imposible donde el sistema no hace más que aplastarte como un bichito, los entes públicos parecen odiar las expresiones artísticas en su totalidad.

Mirando lo ocurrido con respecto a los pocos lugares que quedan para hacer algo de lo que estamos hablando, el único camino se vuelve este: la autogestión, abrirte a machetazos entre el cachengue de la ciudad, buscar la forma para que puedas decir lo que queres decir como sea, eso es lo que nos queda hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s