No lo llamaría madurar

Por FS.

Generalmente las personas que atraviesan ese intervalo entre los 10 y los 15 años repiten en forma de chiste “madurar es de frutas”, asociando a la edad con las boberías y al hecho de madurar con la gente que no las hace, muchas veces tildada de aburrida, de “ortiva”. Pero, una vez que termina ese intervalo de boberías permitidas, ser inmadurx se convierte en un defecto. Sin embargo unx no puede auto-adjudicarse una supuesta madurez adquirida sin hacerlo con un halo de superioridad sobre el resto. Justamente por eso, a un cambio que hubo en mí no lo llamaría madurar, sino que con el paso del tiempo fui reflexionando y replanteándome ciertas cuestiones que antes no hacía.

Tal vez esas cuestiones comenzaron a aparecerse cuando me dejaron de divertir tanto las salidas a boliches. Los boliches son increíblemente machistas y lo peor de todo es que son así porque en su gran mayoría la gente que asiste, la gente por la que se instala y funciona un boliche, es increíblemente machista.

Lo es desde que las mujeres entran gratis hasta que las putean porque no se dejaron robar un beso por un borracho transpirado; que te dejen entrar gratis para eso es un halago tan grande como que te toquen el culo sin permiso por estar buena. Y suceden ambas.

Y cuando te ven y les pareciste linda o que estás buena, tal vez vos no lo escuchás pero yo sí escucho a un valiente que sobresale del grupo, infla el pecho y con una sonrisa pícara anuncia: “me la voy a agarrar”. Sí, en esa situación tenés en su mente tanto poder de decisión como un vaso de vodka o una botella de fernet, por eso te bardea cuando te atrevés a decirle que no y, encima, adelante de sus amigos. Ojo, que si lo encarás vos los amigotes de él van a comentar entre sonrisas “mirá como activa la putita” y las chicas de tu alrededor capaz que también comenten lo mismo… pero sin la sonrisa.

La única opción que te queda es esperar a que vaya a la barra y hacerte la linda disimuladamente. Esa sí es una forma válida de encarártelo porque le das la oportunidad de que demuestre su masculinidad y generosa caballerosidad invitándote un trago. Eso sí, si lo aceptaste y el tipo es un tarado ya no hay vuelta atrás; de lo contrario inevitablemente quedarás condenada socialmente no sólo por ser la regalada sino que también vas a ser histérica. Esa fama se gana en dos segundos y no te dejan perderla nunca porque escuchame una cosa: si no pagaste entrada bancatelá y si no te gusta, andate este lugar se llena cada fin de semana.

“No salgo porque estoy tomando antibióticos y no puedo tomar alcohol”.

“Hasta no estar en pedo no arranco”.

Una noche perdí a mis amigxs por una hora aproximadamente, lo que me hizo observar, ya sobrio, el panorama que tenía alrededor: mucha gente borracha o simulando estarlo, a los gritos, empujando para no pedir permiso, volcándose los tragos, vomitando, perdiendo el equilibrio. Y ahí pensé:

¿La gente que no toma alcohol ve esto todos los fines de semana?

¿Quién determinó que está bien comportarse de esta manera?

¿Lo hacemos solamente porque estamos en un boliche?

¿Lo hacemos solamente en un boliche?

El alcohol permite tener una doble personalidad, demostrar que podés ser otrx cuando entrás a un boliche o, en realidad, que hacés que sos otrx cuando no estás en ese lugar. A lo mejor sirve de excusa para poder mostrarse enamoradx, bailarín/a, gritón/a, violentx, maleducadx, irrespuetuosx, racista, homofóbicx y un largo etcétera que constituye un cóctel que se encuentra en un mismo lugar por aproximadamente tres horas. O tal vez inconscientemente sabemos que será así para todxs, porque esas son las reglas del lugar y estar ebrios nos hace mirar para otro lado, notar un poquito menos esas cosas que molestan.

Cuando empecé a salir menos a ese tipo de lugares noté que también lo había hecho gente de mi círculo social. No dejaron de salir, pero sí dejaron de ir al típico “cachengue” y con justas razones.

¿Acaso cuánto tiempo puede pasar una pareja homosexual antes de que una persona (¿Necesariamente alcoholizada?) vaya y les diga “ehhh tortas” en tono burlón o empiece a pedir piquitos entre “los putos”, como si fuese un espectáculo más que ofrece el boliche con la entrada?

Incluso están lxs otrxs retrógradxs que acuden a la violencia, sintiéndose ofendidxs por estar manchando un espacio antes limpio de toda homosexualidad (tal vez de lo único que realmente se encargan de que esté limpio).

¿Alguien se preguntó por qué carajo existen los “boliches gay”? ¿Qué hay de distinto ahí? ¿Pasan otra música? ¿Hay descuento si probás que sos gay? ¿O es la única “solución” a la que pueden recurrir lxs homosexuales para poder salir a bailar sin que una manada de imbéciles lxs discriminen, lxs agredan, se burlen de ellxs? Hoy en día nos parece una locura que existieran baños para blancxs y otros para negrxs, pero convivimos con boliches para heterosexuales y otros para homosexuales. Hasta hablar de ‘nosotrxs y ellxs’ traza una línea de separación en el medio, tal vez una línea llamada homofobia, tan implantada y encarnada en la sociedad que todavía no podemos deshacernos de ella completamente.

¿Actuaremos así por instinto, por costumbre o por errada convicción? ¿Existirán hilos invisibles que nos mueven a diestra y siniestra al acercarnos un vaso de alcohol, al atravesar la puerta de una fiesta? ¿No sería revolucionario reconocer esos hilos y cortarlos con reflexión y autocrítica, asumiendo una misma personalidad y responsabilidad sin importar los ámbitos donde nos manejemos? ¿Constituyen estos cambios una especie de evolución, de maduración, que nos pone encima de nuestros pensamientos anteriores? ¿O simplemente es un crecimiento relativo que sólo nos permite ser un poquito menos peores que como nos quieren ver?

Con prejuicios no nacés, los aprendés porque te los enseñan con el paso del tiempo y los podés exponer cada día de tu vida y cada fin de semana en los boliches, como si te estuvieran tomando un mismísimo exámen oral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s