Elegir, reelegir y seguir eligiendo

Por Melina Ciccarella.

Hay días en los que me siento a pensar si lo que estoy haciendo es realmente lo que me gusta o simplemente fue una decisión apresurada típica de adolescente que está saliendo del secundario y no sabe qué hacer con su vida. También hay días como hoy en los que me siento completamente segura de lo que elegí y feliz de haberlo hecho de esta manera.

El tema de elegir qué estudiar es complicado. Siempre va a haber gente que esté a favor de tu elección y gente que, lamentablemente, esté en contra, pero lo esencial es sentarse y plantearse si eso es lo que te ves haciendo en un futuro. Ignorar todo comentario que no sea el propio es fundamental y saber que la única opinión que vale en esta decisión es la tuya es definitivamente necesario.

Yo crecí en un secundario donde te ahogaban en contabilidad, números y cuentas y, quizás, es ese el motivo por el que, aún si había amado las matemáticas en la primaria, terminé odiándolas a fin del secundario. El haber agarrado un libro un verano y después otro y otro y otro me generó curiosidad, me pregunté qué carrera podía seguir que involucrara estar rodeada de ellos. Supongo que muchos tuvimos el sueño de ser escritores en algún momento de la vida. Empecé a investigar y encontré que existía Letras como carrera universitaria. Sí, Letras, un mundo totalmente diferente al que estaba acostumbrada a concurrir.

Al momento de terminar la secundaria solo tenía dos opciones: o elegir la salida “fácil”, entre comillas porque, según decían, ya teníamos los conocimientos suficientes para aprobar primer año, o elegir la difícil e irme a una facultad de la que no sabía absolutamente nada. En ese momento me senté como hoy y pensé qué era lo que quería hacer con mi vida, qué era lo que realmente me gustaba, qué era lo que me iba a mantener 4hs cursando sin perder la atención. Finalmente, sin dudarlo, elegí Letras.

Hoy, dos años y medio después de esa decisión, sé que acerté aquel día. Llegué el primer año sin saber absolutamente nada, sin entender lo que me decían los profesores, pero acá estoy mejor que nunca. Creo que es necesario decir por qué considero que esta es la carrera para mí, quizás alguien se sienta igual o quizás alguien difiera.

Todavía estoy asombrada de que todos los profesores que me tocaron amen lo que hacen; podes verlo en sus caras, escucharlo en la manera en la que hablan durante horas, notarlo cada vez que te invitan a charlar sobre lo que quieras con los brazos abiertos. Por ejemplo, empecé la facultad odiando la rama de la gramática y amando la de la literatura y ahora, dos años después, amo todas las ramas aunque algunas me dejen noches sin dormir.

Es importante, cada tanto, replantearse todo esto y preguntarse si lo que haces sigue siendo lo que amás. Si la respuesta es sí, entonces dale para adelante sin importar lo que opinen los demás. No te quedes con la opción fácil que no te apasiona, buscá, investigá, tratá por todos tus medios encontrar algo que realmente te guste. No quiero decir con esto que todos los días te vas a levantar a las 6am feliz de ir a cursar porque te estaría engañando, pero, si haces la comparación entre levantarte para ir a escuchar una clase que elegiste por obligación o porque sí frente a una que elegiste porque realmente te gusta, la mejor opción está en lo segundo.

Cada vez que empieza un año y tengo que armar mis horarios de cursado me planteo hacer ayudantías en todas las materias, cursar el doble de lo establecido, ir a charlas y seminarios, estar +40 horas semanales dentro de la facultad; creo que ahí está la clave de que esto realmente me gusta, de que me apasiona.

Si querés estudiar ingeniería porque te encanta, hacelo. Si querés estudiar medicina porque te apasiona, hacelo. Estudiá lo que quieras pero apasionate por ello porque es la única solución que tenemos en un mundo en el que cada vez más gente odia o está insatisfecha con lo que hace. Si hoy no elegís bien, podés hacerlo mañana pero no te dejes estar porque el único que realmente se perjudica sos vos dándote un futuro de miradas, palabras y acciones carentes de pasión.

Encontrá a Melina en:

Facebook: /meli.ciccarella
Twitter: @melicicc
Instagram: @melicicc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s