Barfeye: Elisabeth’s Fears

Por Julián De Frenza.

Es difícil escribir imparcialmente sobre un amigo, así como es difícil ser objetivo sobre aquello de lo que uno es fanático. Y, permítanme decir, soy fanático de Barfeye tanto como soy amigo de Ramiro Hernández, la persona atrás de este proyecto. Porque, sí, Elisabeth’s Fears fue compuesto, interpretado y producido por una sola persona, así como lo fueron sus materiales previos: Black Beer y el EP Six Songs to Take a Walk (independientes, 2016). Ya aclarado este punto, podrán imaginar el gran desafío de desarraigo de la subjetividad que conlleva para mí escribir estas líneas. Está en ustedes decidir si esta reseña es válida o no.

Pueden dar click acá para escuchar por ustedes mismos y ver hasta qué punto coincidimos: https://open.spotify.com/album/3YzGfJIMljrjjzQv7BM5DW

El año pasado, Ramiro sorprendió a propios y ajenos con el debut de Barfeye. La salida de Waiting to Crash sirvió de anticipo del disco debut, Black Beer. Se abrieron, con ello, muchos interrogantes: “¿Por qué en inglés?” “¿Por qué Barfeye?” “¿Por qué solo y no con una banda?” Preguntas que Hernández se encargó de responder o desestimar, según las considerara relevantes o no. La mía fue una distinta: “¿Para cuándo más?” Por suerte la respuesta no tardó en llegar a modo de EP. Six Songs to Take a Walk constituyó una propuesta totalmente distinta, seis canciones acústicas sin ningún tipo de relación con el álbum anterior, aunque con una misma identidad en sus composiciones. Entre ambos lanzamientos, la plataforma elegida para la difusión pasó de ser YouTube a Spotify, con las posibilidades de monetización que esto acarrea para cualquier artista. Tan pronto esas posibilidades comenzaron a hacerse realidad, se manifestaron en la evolución sonora de Barfeye.

Dicha evolución se aprecia desde el segundo cero en Elisabeth’s FearsIntroduction to the Wrong Way es un instrumental breve, de casi dos minutos, para entrar en el ambiente de lo que se avecina: fuerte presencia de sintetizadores, protagonistas innegables de la placa, y melodías creadas por la superposición de diversos componentes. No voy a entrar en tecnicismos para no delatar mi inmensa ignorancia en materia de teoría musical (suficiente me estoy arriesgando al usar palabras como melodía, para que se den una idea), por lo que me limitaré a traducir en palabras las impresiones que generan, una tras otra, las trece canciones que conforman el disco.

Introduction to the Wrong Way termina para dar lugar, como no podría ser de otro modo, a The Wrong Way. La canción fue presentada junto con el primer videoclip de la banda (el cual puede verse aquí: https://youtu.be/IFVWT6jg51o), y no decepciona en absoluto. Una canción con forma de canción, no de experimento sonoro ni de introducción, con una de las bases instrumentales más tradicionales que propone Elisabeth’s Fears: batería, un bajo pegadizo, guitarras y voz. Estableciendo un paralelismo con Black Beer, dado que las comparaciones son inevitables, la letra de The Wrong Way es algo más simple que la de Knife, canción que abría el trabajo debut. Este factor, desgraciadamente, se volverá una constante en la siguiente media hora de álbum, aunque en ningún momento desluce su experiencia.

Rothmans fue interpretada por primera vez en la única presentación en vivo que hubo de Black Beer, al completo y en formato eléctrico, la noche del 18 de diciembre de 2016 en el bar Floyd. O, al menos, un demo del mismo nombre. Es una pieza más lenta, más melancólica, que se torna caótica hacia su segunda mitad gracias a (o por culpa de, según el gusto de cada uno) unas risas que crecen en volumen mientras Ramiro ejecuta un solo de guitarra. Se puede apreciar que ese su instrumento de origen y, aunque pueda defenderse más que bien en los demás, es su verdadero fuerte.

The Weight retoma el sonido optimista y marca el regreso definitivo de los sintetizadores como pieza central de la instrumentación. Si bien el bajo, batería y guitarra siguen ahí, la sensación de solidez viene por el otro lado. Y tan pronto como se establece por completo, termina. Porque The Weight dura tan sólo setenta y cinco segundos y, si bien deja deseando más, cumple de forma excelente.

Mandela Effect fue el primer tema completado en la forma en que lo conocemos, el 17 de abril de este año. Quizá sea por eso que tenga el sonido más cercano a las canciones que ya conocíamos, aunque claramente no habría encajado en los trabajos previos. Mandela Effect gustará a todos aquellos que sigan bandas como Tame Impala, influencia de la cual Barfeye no puede (ni intenta) renegar.

I’m Hiding my Feelings Away from You funciona como una especie de interludio, y lo hace muy bien. Un vocoder nos repite una y otra vez el título del track cuando, de repente, se interrumpe. Presenta un cambio radical, casi otra canción dentro de la misma y, como si nada, vuelve. Una última repetición de ese “I’m hiding my Feelings Away from You” y aparece December. Otro trago amargo, lento, melancólico, más aún que Rothmans. “December has come”dice, pudiendo ser una referencia a Gorillaz (otra inmensa influencia de Ramiro, no tan manifestada en sus composiciones) y su November Has Come, o una simple coincidencia. El tema transcurre sin sobresaltos, más allá de uno o dos problemas de pronunciación derivados de ser un hispanohablante cantando en inglés, llevándonos de la mano por un paisaje desolado, hasta la aparición de un coro y unas percusiones electrónicas que llenan de color el panorama gris. Nuevamente esta impresión dura poco y la pista finaliza a mitad de su propio estribillo, dejándonos con el gusto de lo que podría haber sido y no fue. Mención especial a su video, presentado en un elegante blanco y negro que se acopla muy bien al sentimiento nostálgico que rebosa por sus cuatro costados: https://youtu.be/KmlfnsdHW8Q

Message for Another es una vuelta a Introduction to the Wrong Way, al menos en esencia. Esta vez los sintetizadores se ven opacados por la aparición de una voz femenina, la primera en la discografía de Barfeye. Sin embargo, y pese a lo novedoso que resulta encontrar un timbre de voz distinto, la canción termina y no entendemos qué ocurrió. Counting the Waves ofrece una experiencia similar, aunque sumando una guitarra y restando una colaboración, y termina de construir el único bloque flojo del álbum.

Pasada Counting the Waves, regresa la voz de Message for Another, esta vez con una pequeña narración que abre Butterfly, quizás el sonido más funk de Elisabeth’s Fears. Las ganas de bailar te van llenando, al igual que la desesperación al notar que el sonido se desvanece, decrece su volumen indicando el final. Y es que, como sucediera con The Weight, Butterfly es la segunda canción más corta; no llega a los noventa segundos.

Maybe This Is Reciprocal retoma el espíritu de The Wrong Way en el sentido de utilizar los recursos de una banda típica, aunque lo hace aportando su propio carácter. Suena más rockera, de eso no hay dudas, y puede gustar al público en general gracias a su sonido tradicional. Su única pega es terminar en un fundido al silencio, tal y como hiciera la pista anterior. La reutilización del mismo efecto contribuye al sentido de inconclusión que deja el tema al terminar y, si bien se disfruta durante toda su duración, el gusto que deja en la boca es extraño.

I Don’t Understand You condensa todos los elementos que aportan identidad al disco. Desde la pequeña intro con sintetizadores y voz hasta el vocoder que corea el estribillo y toma el control de la segunda mitad de la canción, pasando por la batería y el bajo, simples pero cumplidores. Como es de suponer, el resultado es más que satisfactorio, y no sería de extrañar que sea el próximo sencillo de la placa; si es que sale algún otro.

Y de repente, I’m Afraid of Being Forgotten but Forget Me. Regresa el sonido rockero de Maybe This Is Reciprocal, pero con un cambio fundamental en la voz. Ahora suena ronca, forzada hasta la afonía, y uno se pregunta ¿por qué? Quizás para darle su propia personalidad, quizás para distraer cuando llega el estribillo y revela uno de los secretos de Elisabeth’s Fears: su carácter cíclico. Poco antes de terminar, podemos volver a escuchar el estribillo de I’m Hiding my Feelings Away from You; aquel que sonaba tan fuera de lugar a mitad del disco, ahora encaja perfectamente. Y, entonces sí, con esa revelación oculta a simple vista, acaba. La escasa duración del álbum, apenas treinta y cinco minutos, y esa sensación de déjà vu con la que termina dejan la puerta abierta a infinitas repeticiones. O quizás no tantas como infinitas escuchas, pero sí al menos una segunda e inmediata.

Elisabeth’s Fears representa una evolución, no sólo en cómo suena sino en el concepto que engloba. Y, como toda evolución, supone un cambio. Ahora, bien, ¿el cambio es para mejor? Eso depende de cada uno. En el fin de semana que llevo escuchándolo, todavía no llega a gustarme tanto como Black Beer; aunque esto no habla en absoluto mal de esta nueva entrega. Era una vara muy alta como para superarla, ya que estamos hablando de mi favorito personal de todo el 2016. Lo que sí puede decirse es que Elisabeth’s Fears es un disco que debe escucharse, justamente, por ser distinto. Aquellos que no hayan disfrutado del primer disco, pueden encontrar ahora una oferta diferente en casi todo aspecto; los que estén buscando más Barfeye, no van a decepcionarse porque se mantiene fiel a su esencia. Finalmente, y a modo de consejo, recomiendo una escucha con auriculares o unos buenos parlantes, y usar uno o dos puntos más de volumen que los usuales. Esto se debe a la cantidad de pequeños arreglos que plagan los temas, tan variados como imperceptibles para el oyente desatento. Definitivamente, una propuesta totalmente interesante desde el ámbito local y para todo el mundo.

NOTA: 8/10
Puntos fuertes: I Don’t Understand You, December.
Puntos débiles: Message for Another, Counting the Waves. 

Encontra a Barfeye:

Spotify https://open.spotify.com/album/3YzGfJIMljrjjzQv7BM5DW

Facebook https://www.facebook.com/barfeye/?ref=br_rs

Encontra a Julián:

Twitter: @julidemierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s