Encontrarse y encontrarlas sana

Por Irina Rosenfeld.

Hace un año y  unos pocos días atrás estaba por cambiar mi vida sin darme cuenta, estaba  por participar en el 31° Encuentro Nacional de Mujeres, que se realizó en Rosario, mi ciudad natal, en la cual vivo y amo. No tenía idea donde estaba yendo, nunca había escuchado sobre el ENM. Es más, recuerdo perfectamente que antes de salir de mi casa para ir a la apertura le dije a mi mamá “si me aburro me voy”, sin tener idea lo que estaba diciendo.

Fui sola a la apertura. Cuando llegue y vi el monumento a la bandera, el mismo que recorro desde que tengo memoria, repleto de mujeres, sí, TODAS MUJERES. Me di cuenta que no iba a volver rápido a mi casa, que no me iba a aburrir,  porque sin conocerlas las sentía tan cercanas. Podía sentir una conexión especial cuando cruzábamos miradas, sonrisas, mates, palabras, cuando nos agarrábamos fuerte las manos mientras el himno sonaba, para decirnos acá estoy, NO ESTÁS SOLA.

Después de la inauguración que le dio inicio a estos tres días, fui al “corazón del encuentro”, los talleres, yo elegí el de “violencia, abuso y acoso sexual”.  Y ahí estábamos, 60 mujeres aproximadamente, todas muy diferentes entre sí, con nuestros desacuerdos, con diversos credos, posiciones políticas, desigualdades económicas, distintas edades, pero todas teníamos algo en común, nos atravesaban los mismos problemas por el simple hecho de ser MUJERES.

Es difícil explicar en palabras lo que sentimos cada una de nosotras ahí, estoy segura que hace falta vivirlo para poder dimensionar la cantidad de cosas que pasan en tan sólo tres días. En los talleres se genera una confianza que parece una fraternidad, incluso muchas veces te sentís más cómoda que con las personas que realmente conoces hace ya tiempo. Es el lugar donde podemos contar por primera vez todo lo que vivimos,  lugar de escucha, de comprensión, de sentirse identificada. Es el lugar que te permite ver más allá del individualismo, que te abre los ojos y te hace entender que lo que te pasa o te pasó, aquello que tanta vergüenza te da o te dio, le pasa a muchas mujeres más. Personalmente, es el lugar donde pude encontrar una paz interna, que no sentía hacía años. Es el lugar donde las encontré, donde nos encontramos, donde una parte de cada una de nosotras sano.

Ulteriormente está la marcha. Cerca de 70.000 mujeres marchamos el año pasado, 70.000 mujeres organizadas pidiendo por lo mismo. El único momento que caminamos por la calle, sintiéndonos libres y sin miedo, porque con el calor de cada mujer nos sentimos acompañadas y protegidas. Y así es como queremos sentirnos siempre.

Por último, el tercer día, luego de dos jornadas repletas de risas, llantos, bailes, talleres, la marcha, sentimientos llenos de sororidad, está el cierre, en el que todas juntas elegimos la sede del próximo ENM, por medio de aplausos y gritos.

El año pasado gritamos y aplaudimos muy fuerte por CHACO. Provincia donde el 32° Encuentro Nacional de Mujeres está por comenzar. Viajamos con la cabeza abierta a conocer nuevas culturas, historias, pensamientos y sobre todo a unirnos y decir muy fuerte QUE NOS QUEREMOS VIVAS, que no queremos libres y sin miedo, que no queremos ni una menos y que para que eso se haga realidad necesitamos la DECLARACIÓN DE LA EMERGENCIA NACIONAL EN VIOLENCIA A LA MUJER.

En fin, el ENM nos enseña a transformar nuestros sentimientos en una lucha diaria para avanzar contra este sistema capitalista que nos oprime, que genera constantes desigualdades de género, utilizándonos a nosotras como objetos y queriéndonos sumisas. A partir de este debate, todas juntas vamos generando un camino para transformar esta realidad y poder de una vez por todas sentirnos y ser LIBRES.

Esto es una pequeña parte del Encuentro Nacional de Mujeres, la que se puede expresar en palabras, después está lo que nos llevamos cada una de nosotras que es indescriptible. ESTA ES LA VERDAD. No es lo que se muestran los medios de comunicación, que quieren difamar nuestra lucha, poniéndonos todo en contra para que no hagamos el Encuentro, con la complicidad del Estado por supuesto. Sin noción de por qué lo necesitamos, sin dimensionar que una mujer es violada cada 6 horas, que 6 de cada 10 mujeres son abusadas sexualmente dentro del ámbito familiar antes de los 14 años, que nos matan cada 18 horas, que hay 3228 mujeres desaparecidas en Argentina y que todos los días somos oprimidas de diversas formas por un simple hecho de género.

Pero a pesar de que nos pongan todo en contra, nosotras tenemos claro que muchos de nuestros derechos los conquistamos gracias al Encuentro y que ALGO CAMBIA EN CADA MUJER QUE PARTICIPA. Así que, ¿saben qué? A PESAR DE TODO, LES HICIMOS, LES HACEMOS Y LES VAMOS A SEGUIR HACIENDO EL ENCUENTRO.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s